domingo, 9 de diciembre de 2007

¿el rey ha muerto?



¿Cuál es la razón de ser del estado democrático? Cuando más leo acerca de este tema más creo que estamos meando fuera del tiesto. No puede ni ha de concebirse, según mi entender, que el estado democrático esté para ser sostenido por los ciudadanos que conforman ese estado sin que él tenga ninguna obligación respecto a ellos, pero parece ser que muchos creen que es así y de hecho lo han escrito en ensayos y libros más que celebrados.

El estado no ha de ser solamente economía, ni defensa, ni salud, el estado ha de ser bienestar, vida, interés por sus integrantes, el gobierno de un estado democrático ha de ser un servidor de sus ciudadanos y no la viceversa de esto, porque esa es la única razón que justifica su existencia.

Si el estado solo ha de estar para servirse a sí mismo generando una clase política y burocrática, una nueva aristocracia, que vive a expensas de los demás ciudadanos ¿En que se diferencia de una monarquía? Si el estado solo ha de procurar la protección de sus fronteras estando los ciudadanos obligados a proveer a sus gastos en este sentido y para sostener y pagar a quienes se dedican a ello ¿En que se diferencia del feudalismo?.

Quienes componen un gobierno democrático no son señores, son nosotros, no son una nueva aristocracia, son nosotros, provienen de nosotros, son elegidos por nosotros para servirnos y a cambio de ello reciben un salario pagado por nosotros. Ellos han de cuidar de nuestro bienestar y de nuestra salud y de nuestra seguridad, para eso los hemos elegido. Ellos han de cuidar que no se aplique una ley de la selva que permita al fuerte aprovecharse del débil pero esto también en el área económica, el estado ha de cuidar que unos pocos no medren gracias al esfuerzo de unos muchos. Esa, y no otra, ha de ser la misión del estado porque si no fuera así ¿Cuál sería su utilidad sino la de mantener un status quo en favor de una nueva aristocracia denominada grandes contribuyentes? ¿Y que es un gran contribuyente? ¿Aquel que paga una gran suma de dinero que no le significa más de un 10 o 15% de sus ingresos o aquel que paga una pequeña suma de dinero que sin embargo significa el 30 o 40% de los mismos?

¿El estado está obligado a proteger a los más débiles o hemos vuelto a permitir que solamente sobreviva el más apto? ¿No cuidamos de nuestros menos aptos? ¿No importan acaso? Y en una sociedad neoliberal hemos de recordar que la palabra débil también incluye el aspecto económico, a los débiles de bolsillo, los sin trabajo, los sin techo.

¿Por qué es tan utópico el pretender que un estado se rija por principios humanistas, de igualdad, de protección y solidaridad? ¿Por qué se sigue pensando que el sálvese quien pueda y el egoísmo son las formas correctas de construir un estado moderno?

¿Cuál es la razón de que un presidente o un funcionario se crean con el derecho de decir a un ciudadano que se calle? ¿O de decirle de que puede y de que no puede hablar? ¿Dónde descansa la legitimidad de un estado si no es en el bienestar del pueblo? Porque el pueblo no es del estado, sino que el estado es del pueblo, y eso es algo que supongo ya se ha olvidado.

La ley está y sirve para asegurar la convivencia, el estado está para servir al ciudadano, la policía como protección y no como represión, la justicia al servicio del ciudadano y no como brazo de presión del servidor del ciudadano, la salud como un derecho de todos, la educación como derecho de todos, la vivienda como un derecho de todos, y comprender de una vez que los derechos no se dan, sino que se tienen, y que reglamentar el ejercicio de un derecho es exactamente igual que quitarlo, y que un derecho que no se puede ejercer de manera efectiva en realidad no se tiene.

7 comentarios:

Félix Soria dijo...

Hoy es el Día Internacional del Comentario en la Blogosfera (ver: http://rorpieth.blogspot.com/2007/11/el-da-mundial-de-comentar-en-blogs.html). Tu bitácora es de las que acostumbro a visitar al menos tres veces por semana. De modo que es una buena oportunidad para darte las gracias por estar ahí y ayudar al resto de blogueros a conocer otras formas de ver la vida. Saludos.

entrenomadas dijo...

Yo te visito y paso ratos largos. Pero me asusta dejar comentarios tontarras.
Tu blog es muy, muy bueno, y yo sólo puedo decir algo así como: "Comento luego existo"

Un abrazo,

Sergio G. Rabadá dijo...

Gracias a ambos, y me tendrás que disculpar entrenómadas, pero no te creo capaz de hacer un comentario tontarra.

Un abrazo.

Rodrigo Fino dijo...

pasa la voz

http://rorpieth.blogspot.com/2007/11/el-da-mundial-de-comentar-en-blogs.html

Desesperada dijo...

pero... ¿es ingenuo pedir simplemente los mismos derechos para todos, en todas partes y al mismo tiempo?

entrenomadas dijo...

Bien, después de leer tu post me he convencido, el lugar donde vivo se rige por unos comerciantes insaciables con caras de hombres/mujeres de estado.
Al final, después de desmenuzar y destrozar algunas cosas logradas a base de presión, el estado parece que se reduce al bono de autobús, al viaje del inserso, al extra por hij@s, y poco más.
Vaya, que creo que vivo en un lugar donde el estado es un comercio que gestionan unos tipos que no saben diferenciar entre ciudadanos, justicia, estado y derecho.

Mejor me voy buscando un planeta, porque en este te manda callar el jefe de todos, al que pagamos y del que no sabemos qué negocios y chanchullos tiene.

Lo dicho, me mudo de planeta.

Kises ciudadanos


PD: Oye, los medios de comunicación algo tienen que ver en este insomnio en el que vivimos.

Jaasán dijo...

Has dado en el clavo. El problema es que el Estado sigue rigiéndose por los mismos de siempre, eso sí, ahora votados por una ciudadanía que en su gran mayoría ni siquiera sabe bien lo que vota. ¿La solución? Una verdadera ciudadanía, ni más ni menos. La ciudadanía es la base de la democracia, si la base falla...

Felicidades por el blog. Nunca había pasado por aquí pero creo que me convertiré en asiduo. Saludos.

Jaasán.
laespanaactual.wordpress.com