lunes, 10 de marzo de 2008

democracia vs. sistema D'Hondt (filosofía peripatética o patética para todos)

Dejemos de lado libros de texto, tratados filosóficos, ensayos políticos, tesis sociológicas y una vez hecho esto respondamos esta pregunta ¿Qué entendemos por democracia? La mayoría responderá que es el gobierno del pueblo, más allá de que ese pueblo sea un pueblo filosóficamente instruido porque recordarán la definición griega del término pero, desengáñense: ¿De verdad creen qué entre los griegos David Bisbal no tendría éxito, ni la pornografía, ni los tebeos? Es decir que los griegos eran cultísimos, eran la monda en cuanto a filosofía y ciencias, no tenían telebasura, por eso podían gobernarse a sí mismos (¡Ah! Y lo de la esclavitud ¡Mentira cochina! Lo que hoy llaman esclavitud en aquel tiempo se llamaba “electrodoméstico ecológico”, así de avanzados estaban).

Es decir que de acuerdo al párrafo anterior todos entendemos la palabra democracia como el gobierno del pueblo, teniendo muy en cuenta que el pueblo es tanto el profe de ciencias de nuestros hijos como un general o el del 5 B que deja la basura en el pasillo antes de sacarla a la calle a la hora que más le convenga (aunque ya haya pasado el basurero). Bien, hasta aquí todo el mundo de acuerdo.

¿Cuántas formas de democracia se conocen? Sí, muy bien Jaimito, se conocen dos formas de democracia, la directa y la indirecta. La directa es cuando el pueblo se gobierna a sí mismo sin intermediarios, por ejemplo, en la antigua Grecia (pero es que los grecios eran unos genios ¿No?) y la indirecta es cuando el pueblo elige a unos tipos majos a los cuales llama representantes y los pone en el gobierno para que se dediquen a trabajar teniendo como objetivo las cosas que al pueblo le convienen. Muy bien Jaimito, tenés un diez aunque sea una Rosa Díez por el momento (un escaño es un escaño ¡voto a Bríos, canejo!).

¿Hasta aquí vamos juntos? Sigamos. ¿Cómo se eligen los representantes de acuerdo al sistema indirecto?. Bien Pedro, se elijen de acuerdo al voto ¿Cómo? Muy bien, muy bien, a mayor cantidad de votos, más poder de representación ¿En qué te has basado para decir eso? Sí, tienes razón. Si el pueblo, en un sistema democrático indirecto, gobierna a través de sus representantes, cuando más pueblo haya detrás de cada representante más derecho a gobernar tiene el susodicho, perfecto, un análisis lógico impecable, pero tienes un 0 (cero) ¿Por qué? ¿Preguntás por qué, encima, pedazo de ladrillo? Pues, porque te has olvidado del sistema D’Hondt pequeño ¿Qué qué es ese sistema? A ver, el sistema D’Hondt es una forma de echar al traste el asunto ese de que a más pueblo más representantes, te explico.

En el año 2.008 un pueblo, el español, eligió sus representantes al congreso. Luego de las elecciones descubrieron que el PSOE, una especie de agua gaseosa al alcance de todos, había tenido la mayoría de votos por lo cual dominaría el cotarro, el PP, que es como el tío Juan pero sin gastritis, era el que había salido segundo así que dominaría el tema ese que se define como “no sé de qué se trata pero me opongo”, o ese otro de “usted tiene razón pero es como yo digo”.

Ahora bien, la tercera cantidad de escaños no la tuvo el tercero, eso jamás ¿Por qué? Pero Pedrito ¿No ha escuchado hablar del principio lógico del tercero excluido? Ajá, ese. Bien. Por ese principio, el tercero tiene que estar pero no molestar, por eso se puso de moda el sistema D’Hondt porque, después de todo ¿Qué es más importante? ¿Parecer democrático o que seamos democráticos? Exacto Pedrito, las apariencias lo son todo.

Gracias a este sistema podemos llamarnos democráticos aunque la tercera fuerza política de España no sea la tercera fuerza política en escaños. El sistema de D’Hondt nos garantiza que eso no sucederá, que la preponderancia no estará dada por el conjunto del pueblo español, sino por pequeñas porciones del mismo llamadas circunscripciones (no confundir con circuncisiones, aunque también sean pequeñas porciones), que nos dan la posibilidad de sacar del circuito a todo un partido político de una manera legal y perfectamente expresada.

De esa forma, la primera y segunda mayoría dominan el cotarro y la tercera mayoría, si está muy disgregada en cuanto a territorio, puede ser dejada a un lado ¿Perfecto no? Esto, Pedrito, es democracia en el más alto grado de concepción de la palabra, que el tercer partido en votos no sea el tercer partido en escaños es lo más justo del mundo y eso lo demuestra, querido alumno, el sistema D’Hondt.

¿Qué es la democracia entonces? Democracia es un sistema de elegir un gobierno utilizando métodos que jamás tengan en cuenta el deseo del pueblo para que, de esa forma, el cotarro pueda estar manejado por quienes siempre lo han manejado.

Nota el traductor: Obviando este texto aristotélico, la lógica indica que la distribución de escaños por partido en un gobierno democrático indirecto debe ser directamente proporcional a la cantidad de votos obtenidos, esto es, que a mayor cantidad de votos más números de escaños, y que toda contradicción a esta lógica demostraría que el sistema de gobierno vigente en un territorio es no democrático. Ningún sistema que pervierta la norma debería ser utilizado, ninguna forma de organización debería ser permitida, si lesiona este principio lógico: A mayor cantidad de votos, más escaños en el congreso.

5 comentarios:

n00b dijo...

d'hont no es la circunscripción por provincias, son dos cosas distintas, las dos igual de nefastas para los partidos pequeños, más aún cuando se utilizan a la vez.

La circunscripción solo es que a cada provincia le corresponden x escaños, estos supuestamente proporcionales alos habitantes, lo que hace que en provincias pequeñas sea más difícil que los partidos pequeños de ámbito nacional (como la tercera fuerza política) lo tengan más complicado a la hora de recoger escaños.

D'hont es el cómo se reparten los escaños en cada provincia, que no es de manera proporcional (ni de lejos) como debería, pero aplicandose d'hont sin circunscripciones la diferencia de votos/escaños no sería tan grande.

Por lo demás me encanta que se esté dando a conocer el mayor problema de la mal llamada democracia en distintos sitios, normalmente por la web. Mucha gente lo desconoce y por ello los dos de arriba se ríen de nosotros como quieren mientras juegan a ese tira-y-afloja político.

Sergio G. Rabadá dijo...

Gracias por tu intervención Noob pero creo que en ningún punto del texto he afirmado que el sistema D'Hondt sea lo mismo que el sistema por provincias o circunscripciones. Sin embargo y cómo mínimo la suma de 3 factores son las que intervienen en el problema que hemos tratado.

Una de ellas es la división del territorio en pequeñas circunscripciones.
Otra es la falta de proporción entre los escaños que cada circunscripción aporta y la cantidad de habitantes.
Por último, la aplicación del sistema D'Hondt.

Esto produce que los errores propios del sistema se sumen en cascada, unos a otros, terminando por producir un error sumamente importe que quita toda pretensión de equidad al proceso.

Para más detalles visita los dos links que he agregado al pie del post, así como la página de El País donde se trata el mismo tema.

Un abrazo.

Kurtz dijo...

Yo creo que el reparto de diputados en más bien injusto. No entiendo como la tercera fuerza política (IU) que además saca más votos que los nacionalistas, pueda conseguir tan pocos diputados en comparación con ellos.
Un abrazo.

Reforma Electoral dijo...

MANIFIESTO POR LA REFORMA DE LA ACTUAL LEY ELECTORAL

http://reformaleyelectoral.blogspot.com/

Un cada vez más extenso grupo de ciudadanos considera una urgente necesidad democrática reformar

la actual Ley Electoral.

No es de justicia que a Izquierda Unida le cueste cada escaño 481.520 votos y a UPyD 303.535 votos

mientras que al PNV le cuesta solamente 50.541, a Nafarroa Bai 62.073, al PSOE 65.470 y al PP

66.470 votos. No es equitativo que IU, tercera fuerza política en número de votos obtenga 2

escaños con 900.000 votos y UPyD, quinta fuerza política con 300.000 alcance únicamente 1 asiento

en el Parlamento mientras el PNV con 300.000 votos consigue 6 diputados.

Este sistema adultera la voluntad de los ciudadanos emitida en las urnas, escamotea la

representatividad y proporcionalidad de un sistema multipartidista como el español y burla el

deseo de gran parte de los votantes que observan como su voto no vale nada en virtud de una Ley

Electoral caduca.

Por tanto:

Exigimos a las dos grandes formaciones políticas españolas una profunda reflexión sobre el tema

desvinculada de sus intereses partidistas, coyunturales y electorales.

Reclamamos que escuchen las voces que se alzan en la sociedad representando a una mayoría deseosa

de un cambio que permita que el voto de todos los ciudadanos tenga el mismo valor.

Demandamos una reforma de la actual Ley Electoral, por injusta y alejada del principio "Un

ciudadano, un voto".

http://reformaleyelectoral.blogspot.com/

POR UNA REFORMA DE LA LEY ELECTORAL.

UN CIUDADANO, UN VOTO.


Enlázanos desde tu blog/web a través de nuestro banner.

Envíanos la URL de tu blog/web para añadirte a la lista de enlces que apoyan la reforma de la ley

electoral a través de un post o de nuestro correo electrónico.

ElSrM. dijo...

El voto de todos los ciudadanos debería valer lo mismo en escaños en el parlamento, votes a quién votes. Vivas dónde vivas. Una ley electoral más proporcional sería mucho más justa con todos los votantes.

Y lo digo pensando en los ciudadanos y no en los partidos. Da igual si se votó a UPyD, a PP, a IU, PSOE, CiU, NA-BAI, PACMA o VERDES... Nuestra ley es demasiado poco proporcional.

Consideraría ideal tener el Congreso como cámara representativa del voto (otorgando los escaños de manera muy proporcional al sufragio) y el Senado como cámara representativa de la territorialidad. Así se conseguiría, con lo primero que el congreso fuese una representación fiel de las preferencias ciudadanas y con lo segundo que los territorios menos poblados también tuviesen sus justos y necesarios representantes que expusiesen sus argumentos y planes.

Los resultados que se consiguen con el modelo alemán podrían ser muy interesantes.

Para que la reforma de nuestro sistema sea posible con el fin de que los ciudadanos estén más fielmente representados en el parlamento, será necesaria generosidad política de los dos grandes partidos, PSOE y PP, sentido de país en una medida que quizá a ellos no les beneficie directamente pero sí a los ciudadanos.

Para conseguirlo también será muy necesaria la implicación ciudadana. Si desde la esfera política se percibe que es un tema que no importa no serán sensibles a él.

He publicado un estudio en www.1voto1asiento.tk que consta de análisis electoral, encuesta sobre el sistema y noticias sobre la reforma y sistemas alternativos que actualizo periódicamente. Invito a todos a participar.

www.1voto1asiento.tk