miércoles, 7 de diciembre de 2011

Legitimar el saqueo

Bueno, hace ya meses que no paso por aquí y, aunque parezca increíble, una de las razones fue la gran cantidad de acontecimientos que han estado sucediéndose en nuestro planeta y que en lugar de generarme ideas para mis post me han generado un abatimiento de dos pares de coj... (con perdón).

Ahora, con un PP mayoritario en el gobierno gracias a los errores del PSOE, España se prepara para cuatro años de ¿Qué?. Pues me perdonarán que sea tan machacón con el tema pero la respuesta es 4 años de recortes en Seguridad Social, caída a la baja de las pensiones, 4 años de Flexibilización Laboral (ahora sin cortapisas), todo esto en aras de reducir el déficit público y abaratar el desempleo (perdón, debería haber dicho abaratar la contratación de mano de obra por parte de las empresas para reducir el índice de desempleo).

Objetivamente, siempre me ha extrañado que existan personas que voten, por la razón que sea, a aquellos que tomarán medidas que empeoren su situación en pro de beneficiar a otras personas (jurídicas o físicas). Digo esto porque, indudablemente, muchos obreros han votado al PP, muchos trabajadores del Estado también lo han hecho y, para ellos, votar al PP ha sido como regalarle munición al enemigo, o prestarles nuestros cañones para que nos bombardeen a mansalva.

El PP no ha hecho nada para ganar, solo permanecer y criticar, el PSOE se inmoló a sí mismo con una serie de desastrosas medidas económicas que traicionaban su ideario sumando a esto una serie de limosnas que a nadie solucionaban nada y que eran de neto corte demagógico lo que, encima, saltaba a la vista.

Indudablemente, los beneficiarios de estos pasados años de crisis han sido las instituciones bancarias y la gran empresa, la pequeña empresa sigue intentando subsistir y la mediana intentando crecer ese poquito o muchito que le permitiría llegar a beneficiarse del neoliberalismo y su política económica, favorable a la concentración de riqueza y a la especulación y no a la generación de empleo.

Así que no entiendo como miles de trabajadores viendo que el PSOE se metía en un berenjenal que solo agudizaba la crisis por sostener ideas contrarias a las que siempre había sostenido va y vota a quienes representan a estas ideas, es saltar de la sartén para caer en el fuego.

Ahora ¿Es posible la recuperación económica de España? Sí, lo es, pero recordemos que el hecho de que un país recupere su economía no implica que todos se beneficien de esta recuperación, ya he comentado más de una vez que no solo interesa que el PBI o PIB crezca, sino también como se reparte ese crecimiento en las distintas capas de la población de ese país. Existen en este mundo muchos países con economías sólidas cuyos habitantes sufren trabajando en condiciones que ningún español aceptaría soportar, países en los cuales el 5% de la población goza del 95% de la riqueza generada y esto es lo que propugna el neoliberalismo.

Ahora, con el pretexto de que tenemos que salir de la crisis comenzarán a tomarse medidas traumáticas contra la clase media y obrera, los que yo llamo gente de a pie, mientras que la gente de limusina verá engordar sus billeteras, sus cuentas en paraísos fiscales y sus reducciones impositivas.

Sinceramente, y esto es históricamente demostrable, cada vez que el gobierno de un Estado ha "regado" con beneficios y subsidios a las grandes empresas lo que se ha verificado es que el dinero no desciende hacia las capas inferiores como si se tratara de, siguiendo el ejemplo, agua de riego. El dinero se queda allí, en lo alto.

Por el contrario, cuando el dinero ha sido "regado" en las capas inferiores (directamente en la raíz, digamos) tiende a subir capa tras capa hasta quedarse en lo alto. Esto es así porque las empresas están construídas y pensadas para obtener dinero, no para perderlo, y porque los ciudadanos de a pie tenemos ingresos medio fijos que debemos gastar en los productos de estas empresas para alcanzar una forma de vida cómoda o simplemente para subsistir.

Y sí, por otra parte, es cierto que tanto un empresario como un ciudadano de a pie piensan, por lo general, en sus propias necesidades y no en las del otro, pero también es cierto que el empresario tiene más oportunidades que el ciudadano de a pie de comer con los que detentan el gobierno del Estado... con eso no digo todo, pero digo mucho.

Entonces, volviendo al principio, a la pregunta original ¿Qué es lo que provoca que una persona de a pie vote a aquel cuyo ideario obra en su contra?

Quitando la ignorancia como causa del camino (no nos enseñan economía en la escuela aunque luego toda nuestra vida esté regida por ella), el neoliberalismo (y una muestra de ello fue la huelga minera que sufrió Margaret Tacher) ha logrado romper el sentimiento de clase obrera. Antes, si los trabajadores de una empresa iban a la huelga los de otras empresas se les unían, para demostrar la unión de clase, la solidaridad entre trabajadores. Esto ahora no sucede. Si el personal del metro de Madrid va a la huelga los demás trabajadores protestan porque eso les provoca problemas a la hora de llegar a sus trabajos o irse de parranda.

La burocratización (o como se diga) de los sindicatos lleva a que los dirigentes sindicales se alejen de las bases y tiendan a pensar más como los empresarios que como un miembro de la clase de la que ellos provienen y a la que, supuestamente, representan. Además, debemos tener en cuenta que un alto cargo sindical también tiene más probabilidades de comer con un empresario que con uno de sus representados de a pie.

Es decir que en España ya están dadas las condiciones para que se pueda proceder a desmontar el Estado de Bienestar, una mala palabra para los neoliberales que odian que el dinero que se recauda en impuestos se destine a beneficiar al grueso de la población en lugar de dárselos a ellos, que con ese dinero pueden hacer más dinero (para ellos, of course).

Por lo cual, los próximos 4 años serán años de mayor pauperización de la gente de a pie y de enriquecimiento para quienes ya son ricos y el primer paso para esto, como creo que he dejado expresado, ya está dado: El neoliberalismo ha obtenido la legitimización a través de las urnas, y con ello el pueblo de a pie ha legitimado el saqueo de la riqueza del país en beneficio de unos pocos.

Y eso, a mi entender, no tiene remedio al corto plazo.

3 comentarios:

Kurtz dijo...

El título del post creo que ya lo resumo todo: "Legitimar el saqueo". Yo creía que estas cosas sólo pasaban en Valencia, pero veo que es algo que también pasa en el resto de España. Tengo, eso sí, la esperanza de que esto sólo dure cuatro años (lo de valencia durará unos cuantos más, desgraciadamente).

Félix Soria dijo...

Bien-regresado. Y veo que con un texto de interés.
¡Que razón tienws al hablar de cuatro años de pauperización de los ciudadanos!
Por cierto, en su comentario Kurtz parece empeñado, como tantas veces, en que València es la excepción. Y no es así. A València sólo la diferencia el ¡espectacular! descaro de los corruptos. ¡Ánimo Kurtz, si tipos como tu se rinden...!
Un abrazo a los dos.

Sergio dijo...

Kurtz: La corrupción no se da solo en Valencia, sino en toda España, en toda la UE y en todo el mundo.

Si me permites, te comentaré un ejemplo argentino:

Durante el último gobierno militar argentino se decidió nacionalizar la deuda externa privada argentina, es decir la deuda que las empresas con sede en Argentina o de capital nacional tenían con el extranjero. Muchas empresas acudieron para favorecerse con este plan.

El problema eran las multinacionales, o los bancos extranjeros con sede en argentina, ya que estas empresas manejaron los traslados internos de dinero (aportaciones de capital, etc.) como si fueran prestamos y los retiros de dnero como beneficios ¿Vas entendiendo? Si la Ford, por ejemplo, de Detroit, giraba x millones de dólares era un crédito a la Ford de Argentina, pero la viceversa no existía.

De esa forma los traslados internos de dinero dentro de una empresa fueron considerados préstamos e incluídos dentro de la deuda externa pública, que se vio, de esta manera, duplicada.

Félix: No creo que Kurtz se rinda, quizás en algunos momentos flaquée, pero no es de los que se rinden, tene demasiada conciencia social como para hacerlo. Gracias por tu comentario.

Un abrazo a ambos.